Nuestro primer automóvil siempre es motivo de emoción. Experimentas la libertad de ir a donde quieras, la comodidad y la independencia. Pero muchas personas olvidan que para mantenerse siempre en movimiento, es necesario cuidar de nuestro auto, sea este nuevo o no. Por eso aquí te enlistamos 8 consejos para que nunca te detengas:

 

1.- Asegúrate de contar con un seguro de cobertura amplia, si no es así, al menos que cuente con cobertura personal y a terceros. Esto es muy importante ya que los accidentes ocurren en cualquier momento y es necesario estar protegidos ante cualquier eventualidad. Muchas veces pagar un seguro es mucho más barato que cargar con las reparaciones de tu auto o el de un tercero en el caso de un siniestro.

 

2.- Lleva tu auto a afinación. Según tu auto, deberías afinarlo cada 3,000 o 5,000 mil kilómetros, y mandarlo a afinación mayor al menos una vez al año. No escatimes en ella, ya que la afinación es una forma preventiva de mantener tu auto en óptimas condiciones. De no hacerlo estás descuidando el motor y podrías dañarlo, lo que costará miles de pesos en reparaciones.

 

3.- Revisa periódicamente la presión y estado de tus llantas. Mantenerlas a la presión adecuada ayudará a que sean más resistentes y se desgasten menos. Te recomendamos revisarles la presión al menos una vez cada 15 días. Otro buen consejo es rotar las llantas de tu auto cada 5,000 km, para que estas se desgasten de manera uniforme, lo que prolonga su vida útil.

 

4.- Siempre lleva una llanta extra. Si se trata de tu primer auto, es indispensable que sepas cambiar adecuadamente una llanta, ya que no sabemos cuándo pueda surgir un imprevisto. Si bien en internet existen muchos tutoriales con los que puedes aprender a hacerlo, también te recomendamos que te acerques a alguien con experiencia en ello. No olvides siempre llevar un gato hidráulico en buen estado y la llave de cruz.

 

5.- Cuídate de los baches, agujeros y otras protuberancias y obstáculos en el camino, ya que no sólo pueden comprometer las llantas de tu auto, sino también sus amortiguadores lo que puede dañar tu auto y representarte gastos.

 

6.- Revisa siempre los niveles de fluidos en tu coche: anticongelante, líquido de frenos, aceite, etc. Al tratarse de tu primer auto, infórmate bien en dónde se encuentra cada uno, cómo se miden y cuál es la capacidad de tu auto. Muchos de estos datos los encontrarás en el manual del usuario. Todos estos líquidos mantienen al motor y otras partes de tu auto en buenas condiciones. Si percibes goteras en el piso cuando te estacionas, debes acudir a tu taller de confianza.

 

7.- Escucha a tu auto. Si percibes sonidos o vibraciones fuera de lo común, estas pueden indicar que algo anda mal. No ignores los chirridos, chillidos o crujidos en tu coche, en especial si suceden al encender, o al frenar el auto. Un diagnóstico a tiempo puede ahorrarte muchos problemas además de dinero cuando se trata de la salud de tu auto.

 

8.- No olvides los cables para pasar corriente. Un error muy común, especialmente con nuestro primer auto es dejar las luces encendidas durante mucho tiempo. Llegamos al trabajo, a la escuela, al supermercado, e incluso al cine, y al regresar al auto nos damos cuenta que dejamos las lucen encendidas. A veces no pasa más que un pequeño susto, pero otras veces nuestra batería puede descargarse lo que nos hará pasar un mal rato. No olvides los cables para pasar corriente los que te pueden salvar el día. También, si es tu primer auto, consulta el manual de usuario o pide a alguien que te enseñe cómo pasar energía de un auto a otro.

Como ves, prestar atención a esos sencillos consejos te ayudará a mantener la vida útil de tu auto durante más tiempo, además de que te ahorrará molestas visitas al mecánico y miles de pesos en reparaciones.

¡No te detengas! La Gas, se mueve contigo.